Volvemos a septiembre y a las rutinas diarias que ello implica. Para los padres suele ser un mes complicado, lleno de decisiones que rodean el nuevo mundo de sus hijos. Una de esas decisiones es pensar en qué deporte va a practicar nuestro hijo este año, o cuál es el mejor deporte para los niños. Muy pocos se plantean apuntar a sus hijos a jugar al golf; a pesar de que, a diferencia de otras actividades deportivas, el ambiente en un campo de golf invita a la concentración y la relajación, y de ser uno de los deportes más socializadores. Por eso es importante hablar de los beneficios del golf para los niños.

1. El golf es uno de los pocos deportes que se pueden practicar en familia y en igualdad de condiciones. Al elegir este deporte, podremos disfrutar del tiempo con nuestros hijos realizando una actividad al aire libre y jugando con personas de distintas edades y de diferente nivel, pero con las mismas oportunidades.

2. El golf desarrolla al mismo tiempo la mente y el cuerpo del niño. La edad idónea para comenzar a practicar el golf es a partir de los 4 ó 5 años ya que es a esa edad cuando los niños empiezan a desarrollar su coordinación motora. La práctica del golf les va a ayudar a mejorar su fuerza, estabilidad, flexibilidad y coordinación.

3. El golf desarrolla habilidades de toma de decisiones. Durante un partido, el niño tiene que tomar decisiones en cada golpe, de forma que pueda resolver la situación de la mejor manera posible. Aprende, también, a enfrentarse a inclemencias climatológicas como el viento, el frío o la lluvia y a valorar y variar su estrategia de juego en función de estos condicionantes externos. Todo esto ayuda a los niños a la hora de desarrollar habilidades de toma de decisiones y de saber enfrentarse a la frustración cuando no juegan bien.

4. El golf fomenta la educación en valores. En este deporte el “fair play” (juego limpio) es esencial y los niños han de aprender y poner en práctica las llamadas reglas de cortesía. Estas reglas incentivan el respeto a los demás jugadores, el buen comportamiento en el campo de golf y el cuidado del entorno natural en el que se juega.

5. El golf incentiva el afán de superación y la competencia positiva. Los niños disfrutan más a medida que van mejorando, batiendo sus propios récords y tratando de efectuar cada vez el menor número de golpes posibles para llegar al hoyo.

Los conceptos básicos del golf son sencillos de aprender y los pequeños no tendrán dificultad alguna en comenzar a dominar los primeros movimientos. El hecho de tener el control de su palo y su movimiento les aporta una responsabilidad no presente en otros deportes. Así que no lo dudéis en casa. Si estáis buscando un deporte ideal para los niños, el golf puede ser perfecto.

Información de Golf Park Madrid